El mono de triatlón, también llamado tritraje o trisuit, se suele caracterizar por ser una prenda ajustada que combina en una sola pieza camiseta y culote corto. Fabricado con tejidos elásticos para minimizar la resistencia al aire y al agua, son de secado rápido y disponen de una pequeña badana para mitigar el impacto con el sillín en la T2 sin entorpecer el running en la T3.

Uno de los primeros factores a considerar en la elección de la prenda es la distancia que vamos a realizar. A veces, con largas distancias, el trisuit se sustituye por un dos piezas, para mayor comodidad y transpiración. En cortas distancias se suele preferir el trisuit para evitar perder demasiado tiempo en el cambio de ropa durante las transiciones.

Normalmente el mono suele ir desprovisto de mangas, para mayor comodidad, aunque últimamente la tendencia actual nos lleva al mono con manga corta, por cuestiones de protección frente a la acción solar.

Por otra parte, y en cuanto a presupuestos, la indumentaria más económica sería un bañador de competición ajustado, para evitar las bolsas de agua, pero no olvidemos que el reglamento prohíbe expresamente llevar el torso desnudo tanto en el segmento de ciclismo como en el de running, por lo que en este caso siempre debemos considerar adquirir una pieza más.

Muchos triatletas pertenecen a clubs, por lo que en estos casos el deportista no elige la equipación. Pero al menos debemos adaptarnos a la normativa: la FETRI obliga a que el mono tenga cremallera trasera en distancias olímpicas e inferiores, con los hombros descubiertos. Para mayores distancias sí se permiten cremalleras delanteras y las dos piezas. En cualquier caso, es importante tener una información exacta de las normas de vestuario que rigen cada una de las pruebas.

En cuanto a los bolsillos, intentemos evitarlos en equipaciones para distancias cortas: no necesitaremos espacio para geles o barritas y además conseguiremos no tener tanta resistencia en el agua.

Los tejidos también suelen variar un poco dependiendo de lo corta o larga que sea la distancia. En el primer caso, será mejor un tejido muy hidrodinámico, es decir, muy ligero y de secado muy rápido. En larga distancia, buscaremos un tejido ideal en cuanto a comodidad, evaporación del sudor, protección contra los rayos UVA y con capacidad para evitar rozaduras. No olvidemos en este apartado la diferencia en cuanto al sexo, teniendo muy en cuenta el diferente corte del traje, la zona del bra y la forma específica de la badana (más corta y ancha).

En definitiva, desde #123acorrer recomendamos prestar atención a estos factores. Una rozadura, que no se te seque la badana, que te apriete el cuello del mono, o que éste se empape de agua y te lastre, son factores decisivos que pueden hacer del triatlón un infierno, o tirar por la borda toda la preparación.