Estamos ya en la última fase de la temporada de triatlón, y en #123acorrer queremos daros las claves principales que debes seguir en cuanto a la elección del calzado que vas a usar en el segundo segmento de tus triatlones: las zapatillas de ciclismo.

Es conveniente distinguir bien entre unas zapatillas de ciclismo puro (ya sea en ruta o MTB) y unas zapatillas de ciclismo dentro del triatlón: existen unos pequeños condicionantes en los que nos tenemos que parar a pensar.

VENTILACIÓN

No olvidemos que cuando nos montamos en la bici dentro de nuestra prueba de tri, venimos del tramo de la natación. Esto implica que nuestros pies estarán mojados y por ello pediremos a nuestro material transpiración suficiente como para que el secado sea lo más rápido posible. Por otro lado, para que el secado sea más breve, se recomienda no usar calcetines en este segmento.

Los triatlones suelen desarrollarse en épocas estivales, por lo que este primer factor es siempre esencial.

FACILIDAD PARA QUITAR Y PONER

Cuando realizamos las transiciones, el tiempo que utilizamos para deshacernos del material de una sección y equiparnos con la otra, puede hacerse interminable. En el caso de las zapatillas de ciclismo, son parte protagonista en ambas transiciones. Buscamos unas zapatillas con cierres rápidos, que integren un enorme cierre de velcro o de “boas”, más rápidos que los micrométricos. 

Además, la apertura de la zapatilla será algo mayor que en las convencionales, para que el pie entre con mayor facilidad y rapidez. Normalmente suelen tener una o dos tiras en el talón para poder calzar con un solo movimiento.

En definitiva, además de las características típicas que sueles buscar en tus zapatillas (ligereza, comodidad, buena relación calidad-precio,…) te recomendamos que atiendas de manera fundamental a estos dos factores determinantes.

Por último, y para triatletas que se iniciando en este deporte, es conveniente que busques un calzado con las calas compatibles tanto en triatlón de asfalto como de cross.