El mundo del triatlón perdió a finales del pasado año a uno de sus más carismáticos componentes. Un ejemplo de vida sana y juego limpio, Laurent Vidal, fallecía el pasado 9 de noviembre a los 31 años debido a una parada cardiorrespiratoria.

Desgraciadamente, los fallecimientos por este motivo se están sucediendo últimamente de una forma preocupante, sobre todo entre los deportistas populares.

Éste no era el caso. Laurent, triatleta de élite, olímpico y uno de los pesos pesados del Campeonato del Mundose sometía de forma periódica a rigurosos controles físicos, como es obligatorio entre los atletas de su categoría.

El triatleta francés ya estaba retirado del deporte de élite, debido a otra arritmia sufrida un año atrás que le llevó a un coma inducido durante unos días. Este percance supuso un cambio en su actividad: enamorado del deporte, precisó en su momento que estaba aún más enamorado de la vida.

Por ello, estaba preparado para dejar el triatlón de alto nivel y centrarse en otras actividades como entrenar a su novia y también triatleta la neozelandesa Andrea Hewitt.

El destino, por tanto, parecía perseguirle. Es en estos momentos en los que todos los médicos especializados vuelven su mirada hacia el deporte popular y subrayan la importancia de controlar los esfuerzos. Realizar las pruebas médicas pertinentes de manera previa nunca está de más.

Especialmente significativas son las palabras de Omar Hernández, entrenador de triatletas de alto rendimiento (por sus manos han pasado grandes como Javier Gómez Noya o Fernando Alarza), el cual, refiriéndose a la competición popular, describe lo inexplicable que para él son hechos como que algunos triatletas principiantes se gasten 3000 euros en una bicicleta, pero no son capaces de gastarse 90 en una prueba de esfuerzo.

Es evidente que, cuando sometemos a nuestro cuerpo a un esfuerzo continuado de una, dos o más horas, debemos previamente conocer si nuestro cuerpo está preparado. No todos podemos competir a 160-180 pulsaciones durante tiempos tan prolongados.

Desde #123acorrer seguimos esta recomendación, y animamos a todos a practicar deporte, pero siempre siguiendo las recomendaciones médicas pertinentes.