El triatlón español se puede sentir muy orgulloso del resultado obtenido en los pasados Juegos Olímpicos de Río. Como declaró Mario Mola en línea de meta, “el que lo da todo no está obligado a más”, y así fue. Nuestros representantes lo dieron todo en un durísimo circuito olímpico caracterizado por un perfil exigente y unas condiciones climáticas de auténtico bochorno. Calor y humedad, desgaste máximo.

Mario Mola terminó en un meritorio octavo puesto, diploma olímpico, al no haber podido contactar con el grupo de cabeza tras la salida del segmento de la natación. Los hermanos Brownlee no dieron ninguna opción y marcaron un ritmo infernal de principio a fin. Alarza y Chente Hernández completaron la participación masculina en los puestos 18º y 27º respectivamente.

En cuanto a la participación femenina, resaltar el antológico segmento de natación que realizó Carolina Routier, saliendo en primera posición del agua. Lamentablemente un pinchazo en la bici le hizo venirse abajo y se retiró tras 40 kms en el segundo segmento.

Ainhoa Murúa, en una cita con la épica, completó los segmentos de natación y ciclismo, pero ahí tuvo que retirarse como consecuencia de su fractura por stress en el hueso calcáneo que ya arrastraba desde los primeros días olímpicos.

Dejamos para el final a la única representante española en finalizar la prueba, la debutante Miriam Casillas.

La extremeña de 24 años se presentó en los JJOO después de ser la última del equipo español en conseguir plaza olímpica. Tras una dura temporada, disputando 5 pruebas de las World Series en 8 semanas para conseguir la puntuación necesaria, obtuvo no sólo la tan ansiada clasificación, sino que de forma paralela consiguió terminar sus estudios de medicina.

Apoyada sobre todo por su hermano Alberto y por su entrenador Adrián Ruano, Miriam ha conseguido en esta temporada dos de sus máximos retos: objetivos deportivos y académicos logrados casi a la vez, en un alarde de constancia, fuerza de voluntad y tenacidad fuera de lo normal.

Desde #123acorrer damos la enhorabuena a Miriam y al resto del equipo español de triatlón… ¡Ya queda menos para Tokio 2020!