La carta de presentación para esta leyenda es muy simple, a sus 43 años Chris Mcormack sigue compitiendo al más alto nivel demostrando pasión por este deporte. A pesar de que sus mejores años y los grandes títulos quedaron atrás, “Macca”, cómo es conocido en el mundo del triatlón, jamás pierde la ilusión.

Cómo muchos de los mitos del triatlón, Chris comenzó practicando antes otros deportes cómo el rugby, el fútbol o el cross. Fue durante su período universitario cuándo Macca debutó en triatlón, entonces era un deporte minoritario pero pronto decidió que quería competir profesionalmente.

Su primera participación en el Campeonato Mundial de Triatlón Junior fue cuánto menos curiosa, Mcormak marchaba en segunda posición cerca de entrar en meta y comenzó a celebrar este triunfo, aprovechando el despiste, dos competidores consiguieron pasarle dejándole en cuarta posición y sin medalla de plata.

En los años 1995 y 1996 fue poco a poco colocándose entre los mejores, pero le faltó cierta regularidad, combinaba grandes actuaciones con puestos discretos en el mundial. Fue en 1997 cuándo Chris explotó como triatleta consiguiendo ganar el ITU Triathlon World Championships y el ITU Triathlon World Cup. Un hito que hasta el momento nadie había conseguido.

De nacionalidad Australiana, sus problemas con la Federación fueron una constante durante su carrera. Tanto es así que a pesar de ser el triatleta Australiano con mejor ranking en ese momento, quedó fuera de Los Juegos Olímpicos de Sidney. Tras esta decisión McCormack decidió competir sólo en pruebas de Estados Unidos. Allí firmó un impresionante récord, estuvo 3 años y 33 pruebas consecutivas  sin conocer la derrota.

En el año 2002 decidió cambiar el rumbo de su carrera a la larga distancia. Comenzó a participar en Ironman proclamándose campeón de Australia en 2002 y 2003. Estuvo ganando al menos una prueba del Circuito Mundial durante 5 años. Finalmente logró proclamarse Campeón del Mundo de Ironman en 2007 y 2010.

El único “pero” a su carrera puede considerarse el no haber participado en los JJOO. Por esta gran trayectoria Chris McCormak merece un lugar de honor en #123acorrer.