Hoy en #123acorrer, os traemos una de las carreras más duras del mundo. Aunque actualmente la prisión ya no está en funcionamiento, siempre ha existido la leyenda de que era imposible escapar con vida de Alcatraz.

En base a esta leyenda, se organiza cada año una prueba de triatlón tremendamente exigente. Escape From Alcatraz comienza con el segmento de natación. Al salir de la isla, cada participante tiene que recorrer 1,5 millas hasta llegar a Green Beach Marina. Este tramo es uno de los más complicados de la prueba, el agua helada y las fuertes corrientes dificultan en gran medida el avance nadando.

Tras una pequeña zona de transición, los triatletas deben afrontar 18 millas en bicicleta. El recorrido es bastante irregular por lo que es difícil coger un ritmo fijo. Con las piernas ya muy cansadas, los triatletas deben superar la última parte de la prueba.

La carrera finaliza con 8 millas corriendo, a destacar la complicación que supone la Escalera Equinoccio de arena. 400 escalones con una pendiente que asusta hasta a los participantes más experimentados.

Aunque por la dificultad del recorrido la prueba está diseñada para triatletas profesionales o semi-profesionales, la organización hace un hueco al triatlón popular incluyendo una categoría para principiantes. Esta modalidad tiene el objetivo de recaudar fondos para fundaciones como Save The Children o Live The Strong Foundation.

Al igual que Santander Triathlon Series, Escape From Alcatraz cuenta con la posibilidad de participación por equipos. Es en su categoría de relevos donde cada participante del equipo debe realizar un tramo de la prueba.

Los actuales campeones de esta prueba son, en categoría femenina Holly Lawrence y en masculina Joe Maloy. Se celebró el pasado 12 de junio y contó con un total de 2.000 competidores ¿Te atreves a desafiarles el próximo año?