Esta vez en #123acorrer nos hemos vuelto locos. Hemos estado buscando pruebas extremas, pruebas con un toque diferente, nos hemos encontrado con esta brutalidad. Una brutalidad en todos los sentidos: brutalmente divertido, bello… y por supuesto, brutalmente duro.

Nos vamos a un lugar llamado Deep Creek State Park, en Maryland (Estados Unidos), y hablamos de un festival de triatlón que dura un fin de semana, lleno de actividades: música, deporte, diversión… Y como plato fuerte, el triatlón SavageMan 70.0.

Hablamos de un half en toda regla, es decir, 1900 metros de natación, 90 km de bicicleta y 21 km de running. Hasta aquí todo “normal”, pero…

Los propios organizadores del evento ya publicitan la prueba como la más dura (y la más bella). La belleza la podemos encontrar en el tramo de natación: 1,9 km en un lago de más de 107 km de costa, donde suele participar (sólo en este tramo) la leyenda viva del Ironman: el 6 veces campeón del mundo de Ironman en los años 80 Dave Scott (“The Man”).

El tramo “peculiar” llega con el ciclismo. Aquí nos encontramos con 90 kilómetros con una pendiente media del 9%, pero el promedio de máximas pendientes es… ¡20%!

Para darle el toque heroico y mítico nos centramos en un tramo muy especial de 1,9 kilómetros llamado “Westernport Wall”. Tal es la fama de este tramo que existe un servicio de autobuses para que los espectadores puedan ir a ver la prueba exactamente en ese punto. Tiene un desnivel medio del 12%, con una cuesta incluida del 31%.

Para hacernos una idea de la dificultad, todos aquellos participantes que superen Westernport Wall sin caerse o bajarse de la bicicleta reciben como premio el honor de que su nombre queda inscrito para la posteridad en un ladrillo de la subida. Allí se encuentran los ladrillos de todos los participantes que consiguieron superarlo año tras año…

Tengamos en cuenta que en la pasada edición sólo 8 participantes bajaron de 3 horas en esta temible T2.

Por último, el segmento de running no se queda atrás, con cuatro subidas al 6% de casi dos kilómetros cada una… Para tomárselo con calma.

Con todo, estamos hablando de una prueba con uno de los paisajes más bellos, una de esas pruebas legendarias del calendario tri en Estados Unidos.