Llega la vuelta al cole, y con ella la típica duda sobre qué deporte es el más idóneo para los niños. No obstante, la búsqueda de una actividad física que mantenga ocupados a los chavales no tiene por qué ser un escollo. Más allá de los tradicionales fútbol, baloncesto, balonmano o voleibol, hay una gran cantidad de deportes que son ideales para los más pequeños.

·       Esgrima. Una de las disciplinas más completas que existen. El manejo de la espada no sólo ayudará y descubrirá una forma distinta de hacer deporte, sino que también le proporcionará beneficios que podrá aplicar en su día a día, como el autocontrol. Nunca es demasiado tarde para iniciarse en el mundo de la espada, el sable y el florete.

·       Boxeo. La popularidad de este deporte ha crecido entre los más pequeños en los últimos años. Y no es para menos, porque el boxeo es una forma de entender la vida. Respeto al contrario, saber caer y saber levantarse, aprender a no rendirse… son todos valores que transmite el boxeo. Además, es una completísima actividad física, ya que ayuda a tonificar el cuerpo de manera idónea.

·       Rugby. Si lo que quiere tu hijo o hija es hacer deporte en equipo, el rugby es la mejor opción. No ya sólo por el espíritu de equipo y el compendio de valores que transmite el rugby como la honestidad, el juego limpio y el compañerismo, sino porque como deporte es uno de los más interesantes que pueden practicar los más pequeños.

·       Tiro Olímpico. Como la esgrima, la principal ventaja de este deporte es el aprender a controlarse, gestionar la relajación y concentración y conocerse a uno mismo. Además, la responsabilidad que supone manejar un arma de fuego es también algo que vendrá bien a los más pequeños. Un deporte donde la mente es vital para salir exitoso es también un deporte que los niños pueden aprender.