Si sientes que a pesar de todo tu trabajo haciendo deporte no estás notando la quema de grasas, es posible que estés haciendo algo mal en tu entrenamiento o no estés siguiendo una rutina adecuada. No obstante, ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo es algo que puedes conseguir si sigues una serie de pautas tanto de alimentación como deportivas.

A nivel de alimentación, es evidente que los hidratos de carbono son parte fundamental de la dieta. Sin embargo, si lo que quieres es ganar músculo deberás cambiar su consumo. Los días en los que no tengas entrenamiento, la ingesta de este nutriente se deberá reducir al mínimo, aumentando el consumo de hortalizas y frutas. Y es que el entrenamiento influirá mucho a la hora de perder grasa.

El entrenamiento diario no tiene por qué ser una vía para perder grasa y ganar músculo cuanto antes. El cuerpo necesita descanso, y por ello será recomendable alternar los días de entreno para que nuestro cuerpo asimile los esfuerzos realizados. Un entrenamiento que tiene que consistir especialmente en levantar pesas y trabajo de gimnasio, ya que el ejercicio aeróbico es la clave para sumar buenos resultados.

Para acabar, en la medida de lo posible es recomendable no recurrir a suplementos alimenticios para intentar ayudar a ganar músculo. Una dieta equilibrada siempre será mucho mejor que cualquier tipo de suplementos.