Se acabaron las vacaciones, y toca volver a la rutina. Adiós a la playa, al sol, a las comidas con amigos... y vuelta a hacer ejercicio y a cuidarse. Es normal que se hayan ganado algunos kilos de más tras la vuelta de vacaciones. No obstante, estos se pueden recuperar si se siguen una serie de pautas.

·      Dieta equilibrada. Ganar peso es común en verano. El calor apacigua las ganas de hacer deporte y eso puede repercutir en el cuerpo en forma de nuevos kilos. Por ello, es recomendable comenzar introduciendo algunos cambios en los hábitos alimenticios. Un programa alimenticio basado en frutas y verduras nos ayudará a desintoxicar el cuerpo de los excesos del verano.

·      Retomar el entreno de forma paulatina. Hemos estado parados mucho tiempo en el verano. Por ello, si entrenamos de forma intensa puede repercutir en forma de lesiones. Para que nuestro cuerpo no tenga problemas, tendremos que realizar series y tiradas cortas y así devolver sensaciones al cuerpo después de las vacaciones.

·      Entrena en grupo. No vas a ser el único que quiera ponerse en forma tras el verano. Muchos amigos y personas cercanas a ti querrán también recuperar el tono físico después de las vacaciones. Acude a correr con ellos o a entrenar en el gimnasio. Siempre será mejor que acudir por tu cuenta, ya que te generará una rutina de acudir y rendir en el gimnasio.