Uno de los problemas cuando salimos a correr es la protección ocular a la que expondremos a nuestros ojos. Las inclemencias meteorológicas (especialmente cuando el sol cae a plomo) pueden exponer nuestra visión a varios riesgos. Por ello, es importante saber qué tipo de protección ocular utilizar cuando salimos a hacer running.

·       Un diseño ligero. Es recomendable que las gafas que llevemos cuando hagamos running tengan un diseño ligero para evitar incomodidades que nos permitan disfrutar del entrenamiento o de la carrera al máximo. Además, hay que buscar un diseño que se adapte a nuestra cara y rasgos físicos, a fin de evitar problemas.

·       Lentes polarizadas. Es el tipo de lente más recomendable para correr. Estas lentes permiten una visión muy nítida y con un aspecto totalmente natural. Sus filtros bloquean la luz que viene en otras direcciones permitiendo una visión perfecta del campo frontal y evitando caídas por destellos.

·       Alta protección ultravioleta. Para evitar daños en la vista, siempre es recomendable que las gafas que utilicemos para ir a correr dispongan de una alta protección contra los rayos ultravioleta. Las gafas disponen de niveles de radiación

·       Hidrófugas. Cuando elijamos unas gafas para correr, hay que tener en cuenta que permitan dejar escapar el agua que nos pueda llegar, a fin de evitar que se forme vaho en ellas.