Los HIIT, o entrenamiento de alta intensidad, son un tipo de ejercicios que se enfoca en la calidad e intensidad de las repeticiones a fin de llegar lo antes posible al fallo muscular.

Una intensidad que ayuda a perder toda la grasa acumulada en nuestro cuerpo en un periodo menor de tiempo que con ejercicios tradicionales.

Una de las ventajas de este tipo de entrenamiento es que optimiza el tiempo de entrenamiento y el organismo es capaz de quemar más grasa en los días posteriores. No sólo eso, sino que realizando este tipo de ejercicios desarrollas más la fuerza y la potencia muscular que la carrera continua, preparando así a nuestro cuerpo para correr más rápido (entrenamiento de series).

No obstante, para empezar a hacer estos ejercicios es recomendable hacerlo de manera escalonada y aumentando la intensidad progresivamente.

Además, no es aconsejable ejercitar todos los días usando los HIT, por lo que siempre será bueno un descanso de 48-72 horas entre nuestros días de ejercicio. Eso sí, siempre antes de comenzar trata de calentar para evitar lesiones.

Con esta serie de pautas, podrás afrontar los HIT de la mejor manera posible y rendir a buen nivel mientras cuidas tu cuerpo.