MIREIA BELMONTE

Nuestra abanderada confirmó que competirá en tres pruebas: 1500m libres, 800m libres y 4x100 estilos femenino. La mejor nadadora española de la historia, medallista olímpica en cuatro ocasiones, puede despedirse de los Juegos poniendo la guinda a una trayectoria impecable, también en las citas olímpicas: hasta la fecha, una medalla de oro, dos platas y un bronce.

JAVIER GÓMEZ NOYA

Su medalla olímpica la obtuvo en Londres 2012, cuando consiguió la plata. En Tokio intentará subir un peldaño más que en 2012 y así poder agrandar aún más su palmarés. Nueve campeonatos del mundo y cuatro europeos hacen que sea una leyenda viva del triatlón.

PAU GASOL

El pívot catalán afronta la recta final de su gran carrera deportiva y lo hace representando a su país en unos Juegos Olímpicos donde se colgó dos medallas de plata en Pekín 2008 y Londres 2012 y un bronce en Río 2016. Su pretensión: poner el broche de oro a una trayectoria brillante.

SELECCIÓN ESPAÑOLA BALONMANO

Las secciones de balonmano han conseguido cuatro medallas olímpicas: tres bronces para los Hispanos y otro para las Guerreras. Las chicas lograron su única medalla en Londres 2012 y los chicos obtuvieron su última insignia en Pekín 2008. Intentarán volver a colgarse las medallas.

RAFA NADAL

Será la gran ausencia de España en estos Juegos. El rey de la tierra batida, en su sobresaliente palmarés, cuenta con dos oros olímpicos: uno en Pekín 2008 y otro en Rio 2016. Echaremos de menos al mejor deportista español de todos los tiempos.

CAROLINA MARÍN

Nuestra reina del bádminton no podrá estar en la competición olímpica donde, en 2016, se convirtió en la primera jugadora no asiática en colgarse un oro olímpico. Una gran ausencia para nuestra delegación olimpica.

MIGUEL INDURAIN

El ciclista de Villava obtuvo una única medalla olímpica a lo largo de su carrera: un oro olímpico en contrarreloj en Atlanta 1996. Otro gran logro en su trayectoria repleta de éxitos.

MARTÍN FIZ

El atleta vitoriano obtuvo buenos resultados en los Juegos de Atlanta 1996 (cuarta posición) y Sydney 2000 (sexto), donde llegó a obtener dos diplomas olímpicos. Otra trayectoria sensacional de un deportista que tan sólo le faltó llevarse para casa un metal olímpico.

ABEL ANTÓN

Llegó a ser campeón de Europa y del mundo. Quizás, el broche de oro a su carrera hubiese sido la consecución de una medalla olímpica, que hubiera redondeado una trayectoria fantástica en el mundo del atletismo. Su sueño de ser deportista olímpico lo consiguió en cuatro ocasiones y acabó obteniendo un Diploma Olímpico tras quedar octavo en Barcelona 1992.