La natación es una técnica que posibilita desplazarse por el agua gracias a movimientos sincrónicos y acompasados de los miembros superiores, inferiores y el cuerpo de tal forma que te mantiene en la superficie del agua. Esta práctica deportiva se remonta a épocas ancestrales. Su origen se sitúa ya en la prehistoria, aunque ha ido evolucionando con el paso del tiempo.

 

Y es que nadar no solo te aporta físicamente, sino que también te ayuda frente a la depresión y la ansiedad.

           

Estos son algunos de sus beneficios más destacados:

 

●     Se pierde grasa y se tonifican los músculos. Su práctica ayuda a quemar calorías, entre 500 y 600 por hora. Al nadar se ejercitan todos los músculos por lo que se tonifican y fortalecen.

 

●     Combate enfermedades crónicas como el asma, la diabetes o el colesterol. La natación aumenta la capacidad pulmonar como consecuencia de las respiraciones profundas y coordinadas que exige. Al ser un ejercicio aeróbico de baja intensidad, genera una mayor sensibilidad a la insulina disminuyendo los niveles de glucosa en sangre y baja los niveles de colesterol.

 

●     Libera estrés. Centrarse en un objetivo como es desplazarse por el agua mediante el movimiento de las extremidades y la respiración produce relajación combatiendo la depresión y ansiedad.

 

●     Aumento de la capacidad motriz. Coordinar movimientos y equilibrio mejora la capacidad motriz.

 

●     Cuida el sistema circulatorio. Gracias al ejercicio que se realiza al nadar, cada órgano del cuerpo recibe un masaje, lo que permite que se active la sangre, favoreciendo así la circulación.

 

●     Favorece la capacidad de aprendizaje y una mayor cognición. Su práctica constante activa simultáneamente los dos hemisferios cerebrales.

 

Si precisas potenciar sus beneficios y sacar el máximo partido a la natación hay que optar por un plan de ejercicios más enérgico. Por todo ello se ha convertido en uno de los deportes más recomendados para fortalecer la salud. Nadar te hace más resistente.

 

¡Mejora tu cuerpo! Con constancia y empeño, todo es posible.