El mallorquín Mario Mola va lanzado en este año olímpico. No ha podido empezar mejor en 2016, ya que de las tres pruebas disputadas en las Series Mundiales, se ha impuesto en dos de ellas (Abu Dabi y Gold Coast) y ha conseguido un cuarto puesto en la tercera (Ciudad del Cabo). Estos grandes resultados le aúpan al liderato en la clasificación del mundial, su gran objetivo este año.

A nadie se le escapa que Mario está llamado a ser el sucesor de una leyenda viva de nuestro triatlón como es Javier Gómez Noya. Con sus 26 años cumplidos en febrero, conoce la experiencia y el éxito en los Campeonatos de Europa y Mundiales, cosechando diversas medallas (entre ellas, dos subcampeonatos del mundo).

Aunque este año tiene bien marcada una cita clave como es Río 2016, Mario Mola tiene como preferencia el mundial, y para ello se está preparando en profundidad.

Su rutina de entrenamiento diario se basa en tocar las tres disciplinas: practica natación por la mañana, ciclismo antes de comer y running por la tarde, después de algo de descanso. Las sesiones de gimnasio quedan reservadas para la última hora del día.

El plan de entrenamiento se adapta al momento de la temporada, de tal forma que las sesiones largas y de menos ritmo se acumulan en pretemporada. Las rutinas más intensas (series sobre todo) se sitúan en las semanas de precompetición o entrenamientos entre pruebas.

Para un triatleta como él, con una figura delgada, la dieta alimenticia no es un problema ya que no tiende a engordar. No obstante, utiliza los carbohidratos como fuente principal de energía de primera asimilación (la que más rápido procesa el organismo). Su dieta no incluye alimentos especialmente prohibidos: todo está permitido en su justa medida.

No es menos importante la preparación mental: en los momentos de crisis, es importante visualizar situaciones positivas y procurar ser siempre muy ambicioso.

Actualmente, en plena etapa de preparación, se centra en mejorar su segmento de natación como principal objetivo… Mucha suerte para Mario Mola este año.