Hoy en #123acorrer nos acercamos a los secretos y métodos que dieron a Chrissie Wellington cuatro campeonatos del mundo de Ironman, además de ser considerada por muchos en cuanto a marcas la mejor triatleta de todos los tiempos.

La principal característica de sus entrenamientos fue en todo momento un nivel sobrehumano en cuanto a exigencia. En algunos entrenamientos simula cualquier tipo de adversidad que se puede encontrar en competición, incluso hace tiradas largas sin una gota de agua para que el cuerpo se acostumbre a la deshidratación. Gracias a estos entrenamientos tan duros consiguió unos resultados increíbles, como los famosos 8h 18´13” en Roth… En el tramo de maratón consiguió el segundo mejor tiempo (incluida la categoría masculina).

Sin embargo, lo que más destaca cuando se le pregunta por sus claves para el éxito, es la importancia que da a la fortaleza mental, esa parte que los deportistas no apuntan en sus tablas de entrenamiento.

Si nos paramos a analizar uno de sus entrenamientos preferidos, nos quedamos helados. Rodaje running de 32 kms con cambios de ritmo de 1 km. Después dedica un espacio a las series, una de 800 y otra de 1600 metros, a ritmo más rápido de competición. Después pasa a rodar en bicicleta  3 horas seguidas por otros 10 km de running a ritmo vivo… Impresionante.

Chrissie nos regala algún truco más para mantenerse motivada y “entrenar su cerebro”:

-        Tener una “canción especial” para repetir una y otra vez. Ella tiene en su playlist temas que no faltan como “We are the champions” de Queen, “The circle of life” de El Rey León, “One” de U2 o “Everlong” de Foo Fighters

-        Tener un banco de imágenes positivas: familia, amigos, otras carreras,… cosas que levanten el ánimo

-        Visualizar la forma de solucionar los potenciales problemas en carrera.

-        Dividir la carrera en segmentos, y pensar en pequeños objetivos.

-        Buscar el apoyo de amigos y familiares si ello te reporta motivación y no presión adicional