Eneko Llanos es sin duda nuestro triatleta más destacado en la modalidad de Ironman. Una vez renovada por este año su licencia profesional con el circuito oficial, Llanos ha fijado su objetivo para esta temporada en el mundial de Hawai, en octubre.

 Para ello, empezará a prepararse el primer fin de semana de abril participando en la 70.3 de California Oceanside, una prueba que figuraba en su lista de “carreras pendientes”. Se trata de una de las grandes pruebas de inicio de temporada, sobre todo por ser uno de los primeros grandes eventos del calendario de triatlón del año en suelo estadounidense.

 El circuito por el que transcurre no deja de ser en parte un misterio, ya que algunos tramos se desarrollan en el interior de una zona militar de acceso reservado. Este será el primer test del año, una prueba que no tiene la distancia Ironman, aunque se engloba en su circuito.

 El primer Ironman del año lo afrontará en el Campeonato americano que se celebrará en Texas el 14 de mayo. El vitoriano ya compitió aquí en el 2011 consiguiendo la victoria y, a falta de volver a examinar los circuitos, se trata un terreno que le va bien si no ha cambiado mucho. La humedad y el calor que caracterizan el circuito serán una buena piedra de toque ya que últimamente ha tenido problemas en estas condiciones, una oportunidad inmejorable para probar estrategias para competir mejor en Kona.

 Con el resto del calendario prácticamente perfilado, Eneko seguirá quemando etapas durante el resto del año para llegar en plenas condiciones a su gran objetivo: el Campeonato del Mundo en octubre. Mientras tanto, tendremos la oportunidad de disfrutar más de cerca a este triatleta #SantanderTriathlonSeries ya que tiene algunas pruebas programadas este año en territorio nacional.

¡Suerte para Eneko!