El pasado 28 de mayo, Carolina Marín sufrió un grave percance que le obligó a decir adiós a su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio. Su sueño era la reválida de la medalla de oro. Nada más ver que su presencia en la cita nipona era inviable ya se focalizó para su próximo gran objetivo. “Más que nunca quiero el oro en París. Ese es mi objetivo a largo plazo y la buena noticia es que voy a tener 3 años en vez de 4 años y 3 años pasan volando”

Tan solo un mes después de la lesión, la onubense va dando pasos importantes para poder competir cuanto antes. “Los médicos dicen que todo va muy bien. Ya flexiono casi en cien grados, ya puedo apoyar la pierna y sólo necesito paciencia”. Fernando Rivas, entrenador de Carolina, también estuvo presente en el evento y admite que “fue una pesadilla” cuando se enteró de su lesión. Sin embargo, ya mira hacia el futuro, donde la fortaleza mental es clave: “a Carolina le toca aprender a ser paciente y nuestra pieza ahora más importante es María, nuestra psicóloga, porque yo solo puedo echarle volantes”.

En 2019, Carolina ya sufrió una lesión donde estuvo ocho meses inactiva. Su vuelta tras la pandemia fue espectacular. Todo apuntaba a que de nuevo estaría luchando por el oro en Tokio. Ahora, Carolina ya tiene su próximo objetivo a corto plazo: el Mundial de Huelva. Una cita a la que espera llegar y que le motiva al celebrarse en su ciudad natal. “Si logro llegar solo firmo el oro. Sigo siendo muy cabezota. Ese es mi objetivo”.

En el Santander Talks, Carolina también quiso agradecer a toda la gente que le ha apoyado en algún momento. Por ellos, hará todo lo posible para volver más fuerte.

El regreso de Carolina a la esfera pública ha tenido un gran recorrido e impacto en los medios de comunicación. Además de los principales diarios deportivos españoles, se han hecho eco los medios generalistas.