El verano y el deporte son dos palabras que suelen ir de la mano, pues con las famosas ‘operaciones bikini’, llega el momento del año en el que más gente apuesta por obtener una mejoría física de cara a los meses de playa. Eso, unido a que, por norma general, en la época estival los excesos aumentan, el porcentaje de personas que realizan ejercicio aumenta en un número considerable.

La época más cálida del año invita a pasar más tiempo en la calle, realizar más planes y aprovechar el buen tiempo para hacer actividad física al aire libre, lo cual siempre es una gran idea, pero que puede convertirse en deporte de riesgo si no preparamos bien al cuerpo o nos cercioramos de los mejores momentos para la práctica deportiva.

Es por eso que, siempre que vayamos a realizar ejercicio físico, debemos saber que la hidratación de nuestro cuerpo es fundamental para múltiples factores: evitar golpes de calor, tener un mayor aguante y resistencia, evitar lesiones por sequedad de músculos, etc. Además, también es recomendable no salir en las horas centrales del día, ya que el sol y el calor son mucho más intensos que en las primeras o últimas horas.

Una buena elección a la hora de calzarnos las zapatillas y ponernos en marcha puede ser clave en nuestra vida deportiva, puesto que si no conseguimos hallar el momento oportuno, puede convertirse en un momento agobiante, donde no disfrutar de algo tan saludable, y por ende, llevarnos a dejar la práctica para otros meses, lo que puede llevar a un estancamiento en nuestro organismo.

Así que ya sabes, si quieres disfrutar del verano, del ambiente en la calle, del buen tiempo y del deporte, elige bien e hidrátate para que todo salga redondo.